Lavin Luis: Persistencia y agilidad

Lavin Luis: Persistencia y agilidad

En primavera asistí a un evento de Meetup celebrado en Itnig sobre rondas de inversión. El ponente, Lavin Luis.

15% de asistencia femenina.

Debería estar buscando su perfil en LinkedIn, google, etc pero estaba entretenida pensando de qué conocía al chico que estaba bebiendo agua en la cocina. Justo en el momento en que identifico que lo conozco del gimnasio y del coworking, lo presentan e inicia su presentación.

Controla cada parte de la presentación con coherencia, naturalidad y soltura. Explica, hace las preguntas él mismo, las responde y confirma que ha quedado claro. Cualquier persona que estuviera en su ponencia ha accedido a una clase magistral sobre rondas de inversión en 60 minutos.

Con la promesa de no robarle mucho tiempo (crono en mano), le entrevisto en One Cowork

Lavin Luis fue elegido una de las 5 mentes más brillantes de España. Argumentos no le faltan. A los 14 años crea su primera empresa, PSLT,  un videojuego y una plataforma para competir.

Se dedica a ello durante un año y medio, consigue ganar 20.000EUR hasta que sus padres insisten en que tiene que estudiar. Repito, 14 años.

Sus  primeros compañeros de viaje en el mudo empresarial fueron sus amigos y su hermano, el cual veía programar a través del pasillo de casa. A cada pregunta de Lavin le respondía con un “busca en Google”. Y buscó, vaya si buscó.

A los 16 años empieza a programa y crea su primer eCommerce. Cargan más de 1000 productos. Su hermano prepara el logo y él aprende de publicidad, google adwords y la parte de UX.

La operativa se complica debido a la venta directa de un proveedor y los altos plazos de entrega le hacen perder competitividad (vivía en Canarias)

Siempre en el nicho del gaming, netgaming, empieza a trabjar en Vídeo, y crea Sao Media.

https://www.youtube.com/watch?v=uIAt6T1hLGY

Un buen día decide participar en su primer StartUp weekend en Las Palmas y crea junto con Isi Ramirez su tercera empresa: Treeming.  Planta un árbol por 1 EUR. Plantaron 250 y el beneficio venía dado por el cambio de divisa.

En su segundo Weekend en Canarias crea un aplicativo para crear eventos junto a 3 socios: Eventuapp.

Tuvo que ponerse a estudiar y eligió programación, aunque mira al suelo sonriendo y dice: “me equivoqué”

Participa en su tercer Weekend en Gran Canarias y conoce a Celestino Giaotti, ¿sabéis una de esas personas que aparecen en tu vida para ayudarte en un cambio de dirección?  Pues Celestino fue uno de ellos en la vida de Lavin.

Durante esas jornadas trabajó junto con 9 personas y cambiaron hasta 4 veces de proyecto para acabar presentando la versión en online del Startup weekend. Ganaron el primer premio. Tenía 20 años.

Tras recibir el premio, Celestino Gianotti le dijo que era el número uno en Canarias. El Rey, pero que se le quedaba pequeño y que era hora de salir a nuevos desafíos. Recuerda que justo en ese momento pisó algo que llamó su atención. Decidió dar marcha atrás para ver de qué se trataba y al dar la vuelta al cartoncito descubre que es una carta con el Rey de corazones.

Reflexionó y decidió participar en el startup weekend de Tenerife y Barcelona  pero esta vez de mentor.

En el evento de Barcelona conoce a Carlos Blanco y en un almuerzo le dice: “Me quiero ir a trabajar de gratis contigo”. Osadía, frescura y muchas ganas. Tal vez no le creían capaz pero se presenta en Barcelona, trabaja duro y entra en el ecosistema rápidamente donde conoce a personas clave y avanza.

Poco tiempo después junto con Santiago Soengas y Stefan Gatu inician Beezing, que permitía acceder a todas la información recibida por mensajes móviles directamente en un email o integrada a un CRM. Un SaaS que mejoraba todos los indicadores de atención al cliente. Llegan a 25 países y un portfolio de clientes fabuloso hasta que en una reunión con Whatsapp reciben el mensaje de “cese and desist”, osea, “Cesa y desiste porque has llegado 3 años antes”.

Recoloca a su equipo y necesita un tiempo para asumir la situación y recuperarse. No es fácil crear una empresa. Tampoco es fácil hacerla crecer, pero tener que cerrarla cuando funciona porque has llegado temprano es un desafío en mayúsculas.

Decide volver a Barcelona y en dos semanas está trabajando de nuevo. Esta vez para una consultora durante 3 meses.

Una de las cosas  que más me ha servido es aprender a fallar rápido.

Dos meses después surge la posibilidad de trabajar en un proyecto: Boardfy. El primer paso es preparar el material para solicitar financiación. Trabaja más de 6 meses preparándolo todo y finalmente consiguieron 455.000 EUR en financiación.

Boardfy es un comparador de precios que mejora la conversión el google shopping en más de un 20% utilizando información actualizada cada 3 horas. Ofrece recomendaciones sobre dónde invertir para ser más eficientes considerando los precios de los competidores. Además permite que se detecten aquellos precios de otros distribuidores que nos respetan la política de precios de la marca.

En pocas palabras, mejora la facturación y el posicionamiento de marca. Están creciendo y con vistas a expandir a Estados Unidos.

Si lo piensas no pasaron ni 3 años de Beezing y aquí está de nuevo, preparado para la batalla.

Piensa y habla rápido. Puede hacer varias cosas al mismo tiempo. Su naturalidad y comunicación le han abierto puertas. Las ganas, la curiosidad y la necesidad constante de desafíos.

Me quedo con estas frases suyas:

No me gusta tener jefe, pero sí presión. Me hace sentir vivo.

Pero sobre todo ésta:  Falla rápido.

Muchas fundadoras están en busca de equipo ( CMO, CTO´S). Tal vez la mejor forma de hacerlo, cogiendo el caso de Lavin, sea participando en los startup weekends, pero no uno, si no uno tras otro. Así que, a por todas.

No pierdes nada. Sólo tienes que ganar.

2018-09-25T13:54:03+00:00