¿Quieres un cambio?

¿Quieres un cambio?

La mayoría queremos cambios. En una o varias áreas de nuestras vidas.

Podemos clasificar los cambios en positivos y negativos, en base al resultado.  Podemos provocarlos de forma activa, o, sufrirlos pasivamente.

Déjame darte un par de ejemplos en diferentes áreas:

En el  amor, cuando iniciamos una relación, decidimos dar un paso más adelante con nuestra pareja,  como  comprometernos, casarnos, comprar una casa, perro, formar familia o simplemente decidirnos a ser “vulnerables”. Podemos querer separarnos, porque consideramos que es la mejor opción para nosotros, pero en todos los casos, estamos decidiendo de forma activa

Estar al otro lado del cambio, significa  ser el sujeto “pasivo”, el que es abandonado o se enfrenta a una situación que no ha elegido. Básicamente, el que no ejerce su poder de elección, y no está conforme y sufre el resultado.

En nuestra carrera sucede lo mismo. Cuando buscamos un nuevo empleo vamos a abandonar activamente el actual en pro de uno mejor. Tal vez busquemos emprender para gozar de mayores ingresos, libertad o ambos. Pero estar al otro lado significa que perdemos nuestro empleo o que hemos perdido el control de nuestro negocio.

Si pensamos en salud, buscamos proactivamente ponernos en forma, perder peso, mejorar nuestra autoestima, pero cuando la salud brilla por su ausencia, nos vemos obligados a adaptarnos a situaciones que no hemos decidido y que interrumpen nuestra vida con mayor o menor impacto.

Ahora piensa, en los cambios más importantes de tu vida, ¿has sido el sujeto activo o el pasivo?

Los cambios que has provocado tú, ¿te han acercado o alejado de tus objetivos?

¿Y los que tú no has decidido?

Si hay alguna área en tu vida que quieras cambiar, no la retrases y averigua  ¿cómo saber si estás listo para el cambio?

SI como decía Heráclito “La única constante es el cambio”,  ¿qué te parecería convertirte Protagonista del cambio?. Empecemos con un poco de Orientación.

 

2017-08-31T14:53:58+00:00